junio 19, 2008

Colaboraciongrafica

tributo a fonollosa








Alicia en las vegans




Nota de Autor
Releyendo mi diario de vida 2005, encontré algo que hace tiempo tenía ganas de expresar sobre el tema vegetarianismo/veganismo… aquí va:
“…Álvaro se ha dado cuenta que el acto de elegir lo que unx consume es un acto político… una forma de tomar control sobre la vida y el cuerpo de unx, no lo que otrxs te imponen…”
Y claro, ese es el punto que mucha gente no toma en cuenta, porque simplemente no se quiere dar por enterada. Como muchas otras cosas, al grueso de la población se le hace más fácil que le digan lo que hacer, o en este caso que comer.
La ignorancia es la mejor forma de control por sobre las personas. Al no estar enterado de los beneficios que un alimento te puede otorgar o como otro te puede afectar negativamente, unx se entrega a brazos abiertos a la experimentación de la industria alimenticia de hoy en día. Es una lastima ver a tanta gente completamente entregada a la opinión del doctor de la consulta medica, sin siquiera tener curiosidad por saber lo que dice la abuela, el señor de las hierbas o el libro de medicina alternativa/natural.
Me parece que culturalmente estamos demasiado acostumbradxs, o más bien domesticadxs, en aceptar la versión científica positivista de las cosas como verdad absoluta. El problema que veo en esto es que se depende de una ciencia que por siglos ha trabajado en contra de la naturaleza y de manera inhumanitaria. Desde la edad media en occidente, la ciencia aplastó y arrasó con (casi) todo conocimiento que por mucho tiempo se había obtenido de la naturaleza, de generación en generación, a través de observación e intuición, teniendo en cuenta a los hombres y mujeres como parte de la naturaleza y no al revés.
Las victimas fueron hombres y mujeres que en nombre de la iglesia y la ciencia, murieron torturadxs, llamándoles brujxs diabólicas y herejes.
En este y más episodios de la historia, fueron muchas las victimas de este nuevo conocimiento que comúnmente conocemos hoy como farmacias ahumada, clínica las condes, hospital San Juan, Aspirina de Bayer, etc., etc., etc.
La industria de la medicina, además de la alimenticia, hoy arrasa de manera deplorable con la tierra y todo lo que en ella vive, contaminando las aguas y el aire, nuestras mentes y cuerpos con su afán de ganar dinero. Hoy en día todo es dinero y no nos damos cuenta que la industria, tanto de la medicina tradicional como la natural (pero en menor grado) no les conviene que estemos fuertes y sanxs, porque si ese fuese el caso no tendrían a quien venderle sus servicios y productos. Hay grandes intereses de por medio, por eso vivimos en medio de la comida chatarra y los medicamentos…Nos crean la enfermedad para luego “curarnos”.
Lo que les quiero comunicar es que no hay mejor arte de sobre vivencia que la autogestión del conocimiento; aprender de unx mismx y de lo que a unx lo rodea observando, leyendo, escuchando, cocinando, intercambiando conocimientos e ideas, armándose de ideas y opiniones propias para así defenderse con los pies firmes sobre la tierra.
Yo por mi parte, sigo aprendiendo y compartiendo información útil, justamente para contribuir a este conocimiento, y esta ocasión, por segunda vez, lo hago a través de la comida. Cada vez más, me voy convenciendo que los alimentos y las hierbas, en su estado natural, son nuestra mejor medicina para prevenir y curar.
A todas las personas que contribuyeron con ideas, recetas y amor, les doy las muchísimas gracias, al igual que la comida que recibo todos los días.
Amychan –Diciembre 2006.


Recetario de comida vegana escrito por Amy Robaldo, Design J.espinoza, 24 paginas. 14x21.b/n.Primera edición 2005.Stgo,Chile. pedidos a aenlasvegans@yahoo.com, www.amychan-exvegan.blogspot.com